El Alcázar duerme su sueño árabe de piedra desterrada.

Trabajo iniciado en la primavera del 2017 y que sigue en curso.

Paseos esporádicos dejando que el azar aporte instantes decisivos.